Etiquetado como garantía de seguridad

Saber leer e interpretar la información de las etiquetas es clave para garantizar un consumo seguro de los alimentos y evitar riesgos

 Todos sabemos que las etiquetas de nuestros alimentos están reguladas por la ley y, es por ello que adquieren cada vez más importancia en un producto alimentario acabado y listo para comercializar. Hoy en día, los datos que se recogen en ellas son muchos y no siempre se saben leer ni, lo más importante, entender. Con este articulo, espero conseguir que puedas saber interpretar la información que contiene la etiqueta y así poder comprar con más seguridad y confianza.

Las etiquetas tienen dos objetivos principales:

1. no inducir a error al comprador y

2. no atribuirse propiedades curativas de enfermedades.

Es imprescindible que indique la denominación de venta (quien lo ha fabricado), el tratamiento que ha recibido (congelado, ahumado o concentrado), la lista de los ingredientes ordenados según su importancia en peso y, además, se debe especificar si en la composición hay alguno de los 14 alérgenos más frecuentes. También deben figurar los aditivos, la fecha de consumo preferente o de caducidad, las condiciones especiales de conservación (en lugar seco, en congelación…), las utilidades del alimento (listo para su consumo, calentar y servir…), las instrucciones de uso, si requiere, y aspectos más burocráticos como la razón social o nombre de la marca, dirección del fabricante, envasado o lugar de procedencia.

Pero toda esa información, hay que ordenarla dentro de la etiqueta para poder entenderala. De este modo, se empieza con la composición del alimento, que suele estar más resaltado. En la lista de los ingredientes figuran todos ordenados de mayor a menor peso y, si hay alimentos compuestos, se plasma su nombre seguido de su lista de ingredientes, que permite conocer la composición exacta de los alimentos y, por tanto, comparar diferentes marcas o tipos. La cantidad neta o contenido neto es la cantidad de alimento que contiene el producto sin el envase. Pueden ser litros, mililitros, gramos o kilogramos. Se añade también el peso escurrido del alimento sólido una vez eliminado el líquido que lo cubría (esta información es común, sobre todo, en latas de conservas que aparezcan los dos pesos).

Pero la etiqueta toma más importancia cuando la persona que la lee es alérgica o intolerante a algún ingrediente.

Los alimentos con más riesgo de causar alergia al consumidor son 14. De obligada declaración, algunos de los más destacados son la leche, los huevos, el trigo, la soja o el pescado. En la etiqueta suele aparecer la frase “puede contener”, seguido de los alimentos destacados y potencialmente alérgenos. Este aviso alerta del riesgo de la presencia, accidental, de algún alérgeno. En el caso del gluten, destacan las siguientes menciones:

• Muy bajo en gluten: alimentos con una cantidad de gluten comprendida entre 20 y 100 mg/Kg.

• Sin gluten: alimentos con una cantidad inferior a 20 mg/Kg.

También es de obligada declaración en la etiqueta el contenido de regaliz o una fuente de fenilalanina, una sustancia de las proteínas a la que algunas personas son sensibles por la carencia de la enzima que la cataliza. Otro aspecto del cual se debe informar es el contenido de azúcar, edulcorantes o cafeína.

Información sobre el uso y la conservación

La fecha de caducidad es una de las informaciones a las que debe prestarse especial atención, sobre todo en los alimentos más perecederos como los vegetales, carne, pescado fresco o la leche. Nunca se debe sobrepasar esta fecha ya que, a partir de la misma, el alimento puede alterarse o contaminarse. Por el contrario, la fecha de consumo preferente indica la preferible del consumo del alimento, en la cual el fabricante garantiza que conserva todas sus características sensoriales, como el sabor, el aroma o el color.

Las instrucciones de uso también son frecuentes en las etiquetas. Permiten llevar a cabo un uso apropiado del alimento en cuestión, es decir, utilizarlo para su fin. En cuanto a las condiciones de conservación, se deben seguir con detalle para garantizar que el producto llega en buenas condiciones hasta su fecha de caducidad o de consumo preferente o hasta el mismo consumo.

DISTINTIVOS DE CALIDAD ALIMENTARIA

Y por ultimo, te voy a comentar sobre los distintivos de calidad que identifican y garantizan que el alimento se ha elaborado de acuerdo a unas normas específicas. Algunas de ellas son:

• Denominación de Origen Protegida (DOP): indica que el alimento se ha elaborado en una zona geográfica determinada inimitable.

• Indicación Geográfica (IGP): indica que el producto está elaborado bajo unos métodos específicos que garantizan la calidad del alimento y que, además, solo se aplican en esa zona.

• Producción Integrada (PI): es una etiqueta de calidad que certifica que los alimentos se han obtenido con el uso de métodos de producción y elaboración que garantizan una alta calidad y una protección del medio ambiente.

• Producción Ecológica: son los alimentos elaborados que cumplen la normativa europea y aseguran que el alimento no contiene residuos químicos y que además respetan el medio ambiente y el bienestar de los animales.

• Etiquetaje facultativo: en alimentos como los huevos o la carne de ternera, la etiqueta debe llevar información complementaria que detalle la edad del animal o su sistema de alimentación.

Y por último te adjunto la normativa de etiquetado de los productos alimentarios en España en vigor y una guia de etiquetado para la venta de productos a Estados Unidos.

Si necesitas información sobre etiquetado de los productos para la venta a cualquier otro país, como a China, México… , no dudes en consultarme, no te vuelvas loco buscando